Make your own free website on Tripod.com

¿Israelitas Amamos a Nuestros Hermanos? ¿Cuánto?

(De acuerdo al escudriñamiento de los fundamentos de la Ley Real)

Deuteronomio 15: 7, 8, 9, 10, 11. 7 Cuando hubiere en ti menesteroso de alguno de tus hermanos en alguna de tus ciudades, en tu tierra que Jehová tu Dios te da, no endurecerás tu corazón, ni cerrarás tu mano a tu hermano pobre: 8 Mas abrirás a él tu mano liberalmente, y en efecto le prestarás lo que basta, lo que hubiere menester. 9 Guárdate que no haya en tu corazón perverso pensamiento, diciendo: Cerca está el año séptimo, el de la remisión; y tu ojo sea maligno sobre tu hermano menesteroso para no darle: que él podrá clamar contra ti a Jehová, y se te imputará a pecado. 10 Sin falta le darás, y no sea tu corazón maligno cuando le dieres: que por ello te bendecirá Jehová tu Dios en todos tus hechos, y en todo lo que pusieres mano. 11 Porque no faltarán menesterosos de en medio de la tierra; por eso yo te mando, diciendo: Abrirás tu mano a tu hermano, a tu pobre, y a tu menesteroso en tu tierra.

1 Juan 3: 17.  17 Mas el que tuviere bienes de este mundo, y viere a su hermano tener necesidad, y le cerrare sus entrañas, ¿cómo está el amor de Dios en él?

Santiago 2: 15, 16. 15Y si un hermano o una hermana están desnudos y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, 16y alguno de vosotros les dice: «Id en paz, calentaos y saciaos», pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha?

Colosenses 3. 12.  12Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de bondad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia.

Galatas 5: 22, 23 22Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

Juan 4: 20. 20Nuestros padres adoraron en este monte, pero vosotros decís que en Jerusalén es el lugar donde se debe adorar.

Deuteronomio 11: 29 29»Cuando Jehová, tu Dios, te haya introducido en la tierra a la cual vas para tomarla, pondrás la bendición sobre el monte Gerizim y la maldición sobre el monte Ebal,

Josué 8: 33 33Todo Israel, tanto los extranjeros como los naturales, con sus ancianos, oficiales y jueces, estaba de pie a uno y otro lado del Arca, en presencia de los sacerdotes levitas que llevaban el Arca del pacto de Jehová. La mitad de ellos estaba hacia el monte Gerizim y la otra mitad hacia el monte Ebal, de la manera que Moisés, siervo de Jehová, lo había mandado antes, para que primero bendijeran al pueblo de Israel.

Levítico 25: 35. 35 Y cuando tu hermano empobreciere, y se acogiere a ti, tú lo ampararás: como peregrino y extranjero vivirá contigo.

Deuteronomio 15. 7, 8.  7»Cuando haya algún pobre entre tus hermanos en alguna de tus ciudades, en la tierra que Jehová, tu Dios, te da, no endurecerás tu corazón ni le cerrarás tu mano a tu hermano pobre, 8sino que le abrirás tu mano liberalmente y le prestarás lo que en efecto necesite.

Salmos 41: 1. 1 Bienaventurado el que piensa en el pobre; en el día malo lo librará Jehová.

Proverbios 14: 21 21 Peca el que menosprecia a su prójimo, pero el que tiene misericordia de los pobres es bienaventurado.

Proverbios 14: 31. 31 El que oprime al pobre afrenta a su Hacedor, pero lo honra el que tiene misericordia del pobre.

Proverbios 19: 17 17 A Jehová presta el que da al pobre; el bien que ha hecho se lo devolverá.

Mateo 25: 35-40.  35porque tuve hambre y me disteis de comer; tuve sed y me disteis de beber; fui forastero y me recogisteis; 36estuve desnudo y me vestisteis; enfermo y me visitasteis; en la cárcel y fuisteis a verme". 37Entonces los justos le responderán diciendo: "Señor, ¿cuándo te vimos hambriento y te alimentamos, o sediento y te dimos de beber? 38¿Y cuándo te vimos forastero y te recogimos, o desnudo y te vestimos? 39¿O cuándo te vimos enfermo o en la cárcel, y fuimos a verte?". 40Respondiendo el Rey, les dirá: "De cierto os digo que en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis".

Mateo 5: 42. 42 Al que te pidiere, dale; y al que quisiere tomar de ti prestado, no se lo rehúses.

Lucas 6: 34, 35. 34 Y si prestareis a aquellos de quienes esperáis recibir, ¿qué gracias tendréis? porque también los pecadores prestan a los pecadores, para recibir otro tanto. 35 Amad, pués, a vuestros enemigos, y haced bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis hijos del Altísimo: porque él es benigno para con los ingratos y malos.

Deuteronomio 28: 54, 56. 54 El hombre tierno en ti, y el muy delicado, su ojo será maligno para con su hermano, y para con la mujer de su seno, y para con el resto de sus hijos que le quedaren;  56 La tierna y la delicada entre vosotros, que nunca la planta de su pie probó a sentar sobre la tierra, de ternura y delicadeza, su ojo será maligno para con el marido de su seno, y para con su hijo, y para con su hija,

Isaías 47: 1  1 DESCIENDE, y siéntate en el polvo, virgen hija de Babilonia, siéntate en la tierra sin trono, hija de los Caldeos: que nunca más te llamarán tierna y delicada.

Proverbios 23: 6. 6 No comas pan con el avaro ni codicies sus manjares,

Proverbios 11: 10 10 Con el bien de los justos se alegra la ciudad, pero cuando los malvados perecen, se hace fiesta.

Proverbios 28: 28  28 Cuando los malvados se levantan, se esconde el hombre; cuando perecen, los justos se multiplican.

Proverbios 28: 12. 12 Cuando los justos se alegran, grande es la gloria; Mas cuando los impíos son levantados, es buscado el hombre.

Proverbios 29: 2, 16  2 Cuando los justos dominan, el pueblo se alegra; cuando domina el malvado, el pueblo gime. 16 Cuando los malvados son muchos, mucha es la trasgresión; pero los justos verán la ruina de ellos.

Mateo 20: 15. 15 ¿No me es lícito a mi hacer lo que quiero con lo mío? o ¿es malo tu ojo, porque yo soy bueno?

Mateo 6: 22, 23  22»La lámpara del cuerpo es el ojo; así que, si tu ojo es bueno, todo tu cuerpo estará lleno de luz; 23pero si tu ojo es maligno, todo tu cuerpo estará en tinieblas. Así que, si la luz que hay en ti es tinieblas, ¿cuántas no serán las mismas tinieblas?

Deuteronomio 24: 15. 15 En su día le darás su jornal, y no se pondrá el sol sin dárselo: pues es pobre, y con él sustenta su vida: porque no clame contra ti a Jehová, y sea en ti pecado,

Levítico 19: 13. 13»No oprimirás a tu prójimo ni le robarás. »No retendrás el salario del jornalero en tu casa hasta la mañana siguiente.

Mateo 25: 41, 42. 41 Entonces dirá también a los que estarán a la izquierda: Apartaos de mí, malditos, al fuego eterno preparado para el diablo y para sus ángeles: 42 Porque tuve hambre, y no me disteis de comer; tuve sed, y no me disteis de beber,

Apocalipsis 20: 10, 15.  10Y el diablo, que los engañaba, fue lanzado en el lago de fuego y azufre donde estaban la bestia y el falso profeta; y serán atormentados día y noche por los siglos de los siglos.  15El que no se halló inscrito en el libro de la vida, fue lanzado al lago de fuego.

2 Corintios 9: 5, 7. 5 Por tanto, tuve por cosa necesaria exhortar a los hermanos que fuesen primero a vosotros, y apresten primero vuestra bendición antes prometida para que esté aparejada como de bendición, y no como de mezquindad.  7 Cada uno como propuso en su corazón: no con tristeza, o por necesidad; porque Dios ama el dador alegre.

Proverbios 22: 9  9 El que mira con misericordia será bendito, porque dio de su pan al indigente.

Deuteronomio 14: 29. 29 Y vendrá el Levita, que no tiene parte ni heredad contigo, y el extranjero, y el huérfano, y la viuda, que hubiere en tus poblaciones, y comerán y serán saciados; para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra de tus manos que hicieres.

Marcos 14: 7. 7 Que siempre tendréis los pobres con vosotros, y cuando quisiereis les podréis hacer bien; mas a mí no siempre me tendréis.

Deuteronomio 15: 11 11Pues nunca faltarán pobres en medio de la tierra; por eso yo te mando: Abrirás tu mano a tu hermano, al pobre y al menesteroso en tu tierra.

By Hno. Alias de MSNfeFranzEdgardo
aeminpu@hotmail.com